La espiritualidad como necesidad humana

La espiritualidad como una  necesidad humana

 

La palabra Espiritualidad: proviene de Spiritualis que es una traducción de la palabra griega pneumatikos ( «según el Espíritu», » lleno de Espíritu»). Lo que significa «Vivir desde el Espíritu», vivir a partir de la fuente del Espíritu.

ESPIRITU AIRE TIERRA AGUA Y FUEGO
ESPIRITUALIDAD PRACTICA Y LOS 5 ELEMENTOS

Aunque en sus inicios la palabra espíritu, en hebreo (Ruah), como en latín (Spiritus), como en griego (Pneuma), siginifica » Soplo de aire o soplo animador».

La propia acción del espíritu en el ser humano, es espiritualidad. Es el desarrollo de las capacidades del espíritu en cada persona. Lo que produce la vida espiritual es el espíritu.

El Espíritu es un concepto que alude a una fuerza no perceptible por nuestros cinco sentidos. Pues el espíritu es principio de vida y su dinamismo genera cambios.

ESPIRITUALIDAD INDIVIDUAL Y SOCIAL

La espiritualidad como necesidad humana trata la vida individual y social  como un todo lleno de sentido, donde hay un deseo por alcanzar la unidad con el fundamento trascendente del universo en su totalidad.

En el ámbito humano, la espiritualidad es aquel aspecto de nuestra existencia que explora las energías que nos rodean y que nos atraviesan, revelándonos las profundas conexiones entre todas las cosas.

Por lo tanto, lo espiritual no es contemplar los mundos etéreos alejados de las realidades terrenales: es entrar en una profunda comunión con la dimensión pre-humana de nuestro propio ser, el cual constituye un microcosmos, la expresión de la totalidad luminosa que es el Universo.

ESPIRITUALIDAD DE LA TRASCENDENCIA
EVOLUCIÓN BIÓLOGICA Y CÓSMICA

Se podría decir que la espiritualidad humana es escuchar y responder a los profundos anhelos que surgen desde el centro de nuestro ser, anhelo de búsqueda de exploración, de crecimiento e interacción con nuestro entorno humano y natural.

La evolución, tanto cósmica como biológica, es la expresión primordial de esta inquietud creativa, de una espiritualidad que es intrínseca en todos los aspectos del Universo.

La dimensión espiritual

La dimensión espiritual hace alusión a la destreza interior más profunda del ser humano, y que conlleva a dotar de sentido y propósito la propia existencia, sean cuales sean las condiciones externas.

TRASCENDER ESPIRITUALMENTE

Por lo que viene a decir, que cada persona aprenda como disfrutar del día a día, contando con un sistema de valores y la aplicación de los mismos. Concentrando todas sus energías en algo que va más allá de uno mismo… Trascender.

Utilizar el propio potencial creativo, a la observación de la vida y a sacar el máximo en consonancia con las propias aspiraciones y convicciones, junto a las del grupo que cada ser humano pertenece.

El ser humano recorre el camino de la vida buscando colmar sus expectativas y satisfacer sus necesidades, pero la parcialidad de su envoltura lo hace sentirse «no pleno» como un proyecto en si mismo sin acabar.

La especie humana es el único ser que no sabe a ciencia cierta la razón de su existencia; aunque paradójicamente es también el único que es capaz de formularlo. Nuestro plano de realidad es finito y frustante, por lo que necesita con urgencia que lo rescaten.

Los seres humanos  tratan de buscar algo o alguien en el más allá que le de respuestas a su «agonía existencial». Esta búsqueda ha sido denominada como su dimensión espiritual.

BUSCAR A DIOS
BUSQUEDA ESPIRITUAL

Esta falta de sentido para comprender su existencia han llevado a todos los seres humanos de cualquier pueblo del planeta tierra y en todas las épocas a elaborar un propio concepto de Dios.

Este sentido y unidad tienen su base en vivir la vida como una búsqueda constante de una relación armónica con Dios, bajo cualquier circunstancia.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *